Los 17 mejores restaurantes de Dublín en 2023

Se dice que Dublín es la ciudad por excelencia de poetas y académicos pero… ¿Sabías que Dublín dispone de una magnífica oferta gastronómica? Analizamos 17 restaurantes que no te puedes perder en tu paso por la capital irlandesa.

1. Trocadero

Es una guarida común para actores, artistas y directores de teatro. «Para algunas personas, Trocadero es como una especie de club social», comenta su copropietario, Robert Doggett. Célebre en Dublín por los rostros tan conocidos que atrae, Trocadero es un local que estila una gran vida social. Más de 300 nombres y rostros relacionados con el mundo del espectáculo pueblan sus paredes. Al final de la calle están los teatros más emblemáticos de Dublín, de ahí que este restaurante goce de tanta popularidad entre aquellos que quieran tomar algo antes de asistir a una función.

2. The Vintage Kitchen

Este restaurante recuerda a los tiempos de antaño. Su decoración de los años 60 ensalza la herencia cultural de Dublín. ¡Hasta hay un reproductor de vinilos a disposición de los clientes que traigan sus propios discos!

Su propietario, Sean Durgan, augura a sus clientes un buen comer en este local. El menú no deja indiferente a nadie, con una mezcla de verduras mediterráneas (como el puré de berenjena) y carne de vacuno irlandesa, como el suntuoso filete de carne coronado con pasta y puré de trufa. 

3. Wuff

¿Se te antoja un brunch en Dublín? ¡Pues Wuff te lo sirve! 

Se trata de un restaurante urbano con un toque casero que ofrece una amplia gama de sorpresas vespertinas, como los huevos de gallina crujientes o los tajines de verduras con yogur. 

La especialidad de este restaurante es el brunch. Desde crepes de chocolate con toque europeo hasta huevos fritos, este local tan acogedor se dirige a un público casual. También prepara las tradicionales frituras. Además, gestiona su lista de espera con gran destreza, ¡disfrutarás de un pedazo de brunch en un santiamén!

Un brunch mágico en Wuff (en Instagram)

4. Mulberry Garden

Otro coqueto restaurante en el sur de la ciudad: Mulberry Garden. Cuesta un poco llegar a él, pero merece la pena. Su especialidad es el pescado y el caviar es todo un lujo. La carta se elabora en función de la temporada. No importa qué tiempo haga, ¡te enamorarás de esta velada!

5. Boeuf

Este asador acapara todas las miradas a nivel nacional por su oferta gastronómica de origen local. Además de ser uno de los mejores restaurantes de Dublín, Boeuf figura a menudo en las listas de los mejores de Irlanda.

Los chefs ponen mucho cuidado en la calidad de la carne y preparan cada chuleta durante al menos un mes, lo que redunda en unos resultados excelentes. Un crítico se atrevió a declarar que la comida de Boeuf casi le cambia la vida. «Hay muy pocas veces en la vida que la comida te deja sin habla… ¡y a mí me ha pasado esta noche!».

6. Tippenyaki

Unido a su ubicación estratégica, no es descabellado afirmar que Tippenyaki está muy por encima de los típicos restaurantes de sushi. El menú es de corte occidental y promueve el consumo de ingredientes autóctonos de Irlanda, elaborados al más puro estilo oriental. Sus técnicas de cocción a la parrilla están en la vanguardia del estilo de este restaurante. Su nombre lo dice todo, ya que yaki significa «a la parrilla», en alusión a una larga tradición de la cocina japonesa.

7. Banyi

Para los amantes más acérrimos de la cocina japonesa, Banyi es el paraíso. Con una oferta de platos auténticamente nipones, que van desde el ramen, pasando por magníficas sopas de soja, hasta distintas variedades de sushi, la propuesta culinaria de Banyi combina el sabor con la belleza. Échale un vistazo a su Instagram, ¡es uno de los mejores restaurantes de Dublín!

Para los amantes de la cocina oriental: Banyi figura entre los mejores restaurantes de Dublín. (Banyi)

8. 1900 Bar

La cocina continental es la protagonista de este restaurante. El 1900 Bar presume de sus vínculos con Francia y acerca el centro de Dublín al estilo de vida del país galo. Solo A fin de cuentas, su carta se inspira en gran medida en productos franceses.

Asimismo, el 1900 Bar luce de maravilla en sus interiores: azulejos de color verde botella con alfombras de cuero rojo, e incluso un lujoso piano de cola en la parte delantera del restaurante.

9. Featherblade

El 51B de Dawson Street alberga otro formidable asador en Dublín: Featherblade. Este restaurante, comparable con los mejores de Dublín, no tiene rival con sus platos a base de carne roja.

A simple vista, la carta parece muy sobria, pero tranquil@. Featherblade acaba sorprendiendo a TODO el mundo.

10. Terra Madre Café

Simplicidad y sencillez reza el estandarte de esta pequeña cafetería. Escápate de los sabores más tradicionales de Irlanda y adéntrate en el muelle norte del río Liffey. Terra Madre cautiva y se gana a sus clientes. Su estilo combina la cocina internacional de la ciudad con su propia selección de platos regionales italianos.

Abre todos los días. Lee sus críticas de cinco estrellas: desde menciones especiales en guías nacionales de restaurantes hasta los máximos elogios por parte de los periodistas gastronómicos más venerados de Irlanda.

11. Etto 

Si quieres darte un capricho gourmet, acércate a Etto, un modesto restaurante galardonado con una estrella Michelin en el 18 de Merrion Row. La carta es de lo más simpática. Además, su nombre («Etto») significa «pequeño». Con especial atención a la cocina mediterránea, no cabe duda de que es del agrado de todos los paladares.

12. Chapter One

Si te diriges al norte de Dublín , Chapter One es la mejor apuesta para una velada inolvidable. La Guía Michelin califica a su personal de «la personificación del encanto». Nosotros nos referimos a Chapter One como un negocio precioso con gran corazón por la labor de su chef, el finlandés Mickael Viljanen, y su magnífica contribución a las causas benéficas internacionales. Sus platos son de inspiración francesa y se elaboran con mucho mimo y amor. 

13. Richmond

Para vivir una experiencia gastronómica irlandesa en toda regla, vete a Richmond en el barrio de Portobello. Todos sus productos son de origen irlandés, incluida la carne de una charcutería familiar a las afueras de la ciudad.

Richmond es tan rico que el Irish Times ha visto cómo los propios chefs comen allí en sus días libres. Su menú de degustación nunca se repite, por lo que siempre quedarás gratamente sorprendidos cuando salgas a comer aquí.

14. The Pepper Pot Café

Date un paseo por el centro y te vendrá un olor a pan horneado, migas crujientes y café. The Pepper Pot está pensado para los amantes de los almuerzos y se especializa en sándwiches (el de danés de pera, bacon y queso cheddar es una de las estrellas gourmet).

Las delicias culinarias de uno de los 17 mejores restaurantes de Dublín (The Pepper Pot)

15. Gaillot et Grey

Panadería de día y pizzería de noche… ¡Gaillot et Grey lleva una doble vida! Sirven comida para llevar y en interiores con una excelente política BYOB. El bar Headline, que sirve cervezas artesanales, se encuentra a escasos metros en la misma calle.

16. Craft

Este restaurante es un maestro en su oficio. Un menú de degustación con mucha clase conjuga la cocina moderna con los sabores locales, ofreciendo jugosas ensaladas de calabaza y tremendos mariscos, como el pescado de mercado, los calamares negros y el ajo silvestre. En otras palabras, la carta está pensada para seducir a los que busquen el mejor restaurante de Dublín.

17. The Fumbally

Tras diez años al frente de los fogones, The Fumbally se ha convertido en uno de los restaurantes más queridos de todo Dublín. Sus dueños sacaron sus ideas para los platos gracias a la experiencia acumulada en distintos contextos de hostelería, desde la vorágine de las ferias gastronómicas hasta el riguroso ambiente de la cocina de un restaurante. Apuesta por el comercio local y funciona como restaurante y tienda. ¡Compruébalo por ti mism@!

Queremos sacar la mejor versión de los restaurantes del mundo, ya sea en Dublín o en cualquier otro lugar. Ponte en contacto con nuestro equipo para informarte.

Te dejamos una lista homóloga sobre la capital norirlandesa: ¡Belfast!